¿Es posible lograr mis metas casado?


Después de haberle pedido la mano a Zuky (técnicamente ella me la pidió primero), pensé que algunos de mis amigos también darían el gran paso con sus novias. No era para menos, algunos habían estado en una relación por más de cinco años, mientras otros ya iniciaban a tener claras señales de adultez como canas y una barriga bien definida.

Sin embargo, para mi sorpresa, ellos no estaban preparados para el matrimonio. Una razón que prevalecía entre la mayoría, era el deseo de lograr grandes metas y sentir que no sería posible por el matrimonio.


La idea de que es preferible lograr tus metas antes de casarse tiene sentido, hasta cierto punto. Verás, aunque la soltería permite manejar tus finanzas sin tener que rendir cuentas, viajar sin complicaciones o emprender sin la presión de cumplir íntimamente con tu pareja; nuestra naturaleza siempre nos pide más. Y si normalmente queremos más, entonces, ¿Cuándo estaremos listos para casarnos? ¡nunca!


Sin duda ser soltero es beneficioso para aprovechar el tiempo y los recursos e intentar seguir nuestras mayores aspiraciones. No obstante, el matrimonio más que un obstáculo, puede ser un trampolín a una vida llena de celebraciones en pareja por los logros alcanzados. En cinco años de matrimonio escribí mi primer libro, perdí dinero abriendo un restaurante y lancé un startup de entregas a domicilio. Zuky renunció a su trabajo para estudiar y seguir su sueño de ser especialista y juntos iniciamos este proyecto digital para parejas.


El principio clave para un matrimonio pleno lleno de sueños individuales.


Según la Biblia, después de que nuestros padres hacen su último aporte económico a nuestra vida soltera pagando la recepción de la boda, desde allí “los dos serán un solo ser, así que ya no son dos, sino uno solo” (Marcos 10:8). Mientras muchos hacen bien en consumar este texto en la intimidad de su matrimonio, esta unidad transciende el aspecto sexual. Al casarte estás adoptando los sueños y metas de tu cónyugue. Sus aspiraciones se vuelven las tuyas. Los lugares a los que quiere viajar se hacen parte de los que ya tienes en tu bucket list. La idea de lanzar el próximo Amazon se convierte en un proyecto de los dos. Su meta de convertirse en chef, automáticamente te convierte en su principal degustador.


No se trata de perder tu identidad. Al contrario, se trata de ser transparente en tus deseos. Esto facilitará conversaciones sinceras entre ambos que les ayudarán a planificar su vida juntos, y evitar frustraciones y decepciones en el futuro.

Si estás en una relación seria donde uno de los dos (o ambos) dudan en casarse por temor a perder la oportunidad de realizar sus sueños, o si ya estás casado y tienes el deseo de seguir un anhelo que tu media mitad tal vez no comprenda, sigue estos cinco consejos para experimentar un matrimonio acelerador de metas y sueños.


1. Comunica lo que quieres. Entre más temprano mejor. Un matrimonio solido está basado en una comunicación transparente y abierta. Tu pareja merece, necesita y quiere saber tus aspiraciones; porque también posee algunas. Probablemente las metas de ambos no estén alineadas (o tal vez sí), no obstante, tener esta conversación da un sentido de propósito a la vida matrimonial y permite tener una visión clara de las cimas que pueden alcanzar. Más importante, con mucha oración, esta conversación puede ayudar a comprender principalmente la visión de Dios para ustedes.


2. Tiempos y finanzas claras. El dinero es la quinta principal razón por la cual los matrimonios acaban en divorcios. Por ende, al tener una conversación transparente sobre las metas de cada uno, es vital hablar sobre el dinero y el tiempo involucrado en lograr esas aspiraciones. ¿Cuánto va costar la maestría? ¿Cuánto se necesita para abrir ese food truck? ¿Cuánto hay que ahorrar para jubilarse a los 37? (¡si! es posible). Estas preguntas dan claridad a tu idea y a tu pareja. Generan un sentido de trabajo en equipo al tener que levantar los fondos juntos. Pero principalmente originan un compromiso en tu pareja a luchar contigo para lograr tu sueño. A la vez, es importante establecer el tiempo que tomará seguir la meta. Hay que saber cuándo dejar de intentar si las cosas no andan bien o cuando permitir que la otra persona intente su idea mientras esperamos el momento apropiada para la nuestra.


3. Intercalar proyectos. Si entre ambos hay cinco metas, pues hay que iniciar con alguna. Con finanzas y tiempos definidos, facilitará escoger en que enfocar su matrimonio. Cuando decidí emprender con dos proyectos comerciales, mi esposa me apoyó. Ella trabajaba, mientras yo buscaba la manera de levantar el proyecto. Cuando el tiempo de mis proyectos pasaron, regresé a trabajar y ella renunció para seguir sus estudios. Nunca hubo disgusto u objeción porque nuestras metas, finanzas y tiempos eran claros desde el inicio.


4. Paciencia y apoyo. Uno de los principales beneficios de ir tras tus sueños en pareja es que no estás solo. Tu pareja se convierte en tu consejero, coach, psicólogo, paño de lágrimas y principal crítico, todo por el módico precio de un beso. Pero como todo, debes recordar que las cosas toman tiempo y necesitarás ser y experimentar paciencia a lo largo del trayecto. Paciencia para escuchar, paciencia para actuar y paciencia para esperar el momento adecuado para una noche íntima. Con paciencia y apoyo garantizas aparecer en los créditos finales del proyecto de tu pareja.


5. Triángulo divino. Emprender, estudiar, invertir, ahorrar, tu carrera profesional y cualquier otro deseo arraigado a tu corazón o el de tu pareja puede resultar un periodo estresante. Sin embargo, es una oportunidad para acercarse más el uno al otro y principalmente, acercarse juntos a Dios. Él quiere prosperar tu matrimonio, darle sentido a tus ideas y propósito a tus planes. Pero por encima de todo, quiere que lo vuelvan el eje de su relación, garantizando su presencia en cada esquina de su hogar y en cada letra de sus planes.

24 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo