4 pilares para desarrollar buena intimidad


Para que una pareja tenga un matrimonio apasionante, feliz y duradero, necesita intimidad. No solo la sexual, pero también intimidad emocional, intimidad espiritual, e intimidad financiera (entre otras). La intimidad no viene gratis en el paquete matrimonial. Al contrario, se debe desarrollar con mucho esfuerzo, paciencia y amor.


Por lo tanto, te comparto cuatro principios que te pueden ayudar a fortalecer la intimidad con tu pareja:


Valor


Toda intimidad requiere cercanía. Sin embargo, no te acercarás a una persona que no valoras. Nota como inicia Hebreos 13:4 diciendo: "Tengan todos en alta estima el matrimonio". Ese mismo versículo sigue hablando de evitar el adulterio y la inmoralidad sexual. Precisamente para evitar estas cosas, necesito valorar a mi pareja y valorar la institución del matrimonio. De lo contrario, me resultará fácil faltar a esos principios.


Por ende, para desarrollar mayor intimidad en la relación, mi pareja debe saber que tiene valor para mí. Para que exista mejor intimidad emocional, tu pareja necesita saber y sentir que el tiempo que comparten juntos es valioso para ti. Para que exista mayor intimidad sexual, tu pareja debe sentir y saber que, aunque no tiene el cuerpo de modelo, tu igual valoras su belleza natural. Para que exista mejor intimidad económica, tu pareja necesita saber que el plan que te presentó para ahorrar e irse de vacaciones, tú lo valoras.

Desde luego, ese valor solo se demostrará con palabras, y acciones que sustenten esas palabras.


Energía


Una de las definiciones de energía es la capacidad y fuerza para actuar física o mentalmente. El matrimonio es una relación que exige energía porque las cosas no se dan de forma automática. Requiere energía física y mental poder entender a mi pareja.


Por ejemplo, si estamos desarrollando nuestra intimidad emocional, eso requiere que después de un largo día de trabajo, yo venga a casa y emplee fuerza física y mental adicional para sentarme a escuchar a mi pareja. Si yo valoro a mi cónyuge, valoro nuestro tiempo juntos, entonces, aunque esté cansado de un largo día y del tráfico, sacaré más energía para dedicarle 30 minutos sin interrupción.


Efesios 4:3, un texto que muy bien se puede aplicar al matrimonio, inicia diciendo "Esfuércense por mantener la unidad del Espíritu mediante el vínculo de la paz". Esta es la parte activa del desarrollo de cualquier intimidad. Requiere esfuerzo, simplemente porque nuestra acción natural es hacer lo contrario. Si estoy cansado, quiero dormir. Si tuve un día pesado, no quiero hablar. Si mi pareja hizo algo que no me gusto, naturalmente quiero ignorarla y dejarla pasar hambre (muy feo). Pero con energía, esfuerzo e intención, me muevo mental y físicamente en dirección a lo que promoverá mayor intimidad.


Sacrificio


Toda relación requiere sacrificio. Hace un tiempo conversábamos con una pareja que por necesidad económica, estaban pensando separarse por un tiempo prolongado. Les dijimos, no lo hagan. Para mantener la intimidad, para mantenerse juntos y no afectar la dinámica de su relación, alguno va a tener que sacrificar. Cuando tu sacrificas, simplemente le estás diciendo a tu pareja de forma activa, yo te valoro, que es el primer principio para la buena intimidad.


Confianza


No habrá intimidad sin confianza. Si no confías en los hábitos financieros de tu pareja, no podrán desarrollar intimidad económica. Si no consideras que puedes confiarle los detalles de cómo te sientes con una situación estresante en tu trabajo porque crees que te juzgará incorrectamente, entonces no desarrollarán intimidad emocional.


Hablando específicamente de la mujer, Proverbios 31:11 dice "Su esposo confía plenamente en ella". Y lo mismo debe decir la esposa del esposo.


Al desarrollar estos cuatro principios en tu relación estarás dando un paso gigante en cimentar mayor intimidad con tu pareja. Escucha el episodio del podcast donde conversamos en más detalle de esto, presionando aquí.

60 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo